Necesito gritar, y no puedo. Necesito llorar y me avergüenzo. Necesito desahogarme y no lo consigo. Quiero gritar al mundo todos sus defectos, llorar hasta que no me queden lágrimas para hacerlo, desahogarme hasta que las palabras que deseo se conviertan en hechos. Necesito que este mundo sea justo, y que esta sociedad sea comprensible. Escribo por miedo a gritar.

6 ago. 2012

Little Freedom.


Una hora de libertad, alrededor de sesenta minutos de paz. De poder gritar, de no estar controlada por una niñata. De no tener que tener mil ojos por si algún juguete o un simple detalle de mi pasado acabe en pedazos, roto o deformado. De escribir sin que alguien me insulte por ello. De hacer lo que me venga en gana sin ser criticada. De poder ser libre. De hablar con gente a la que quiero sin que una voz las insulte. Poder tener el teclado para mi sola y que no me trolee las conversaciones. Los minutos se consumen y yo sé que nada va a volver a ser como está siendo ahora. 

2 comentarios:

  1. Bueno, no te preocupes, que se va mañana, ¿no? :)

    ResponderEliminar
  2. Sí, bueno, es que cuando está tranquila la quiero, no sé...

    ResponderEliminar