Necesito gritar, y no puedo. Necesito llorar y me avergüenzo. Necesito desahogarme y no lo consigo. Quiero gritar al mundo todos sus defectos, llorar hasta que no me queden lágrimas para hacerlo, desahogarme hasta que las palabras que deseo se conviertan en hechos. Necesito que este mundo sea justo, y que esta sociedad sea comprensible. Escribo por miedo a gritar.

21 jun. 2012

Eso no viene en los libros de texto.

(Entrada escrita en una guardia del instituto de esas en las que sólo oyes risas de las de atrás y no sabes que hacer y sacas fuera tus sentimientos así porque sí).
 
Estoy aquí, donde paso seis horas diarias, de lunes a viernes, de ocho y media a dos y veinte. Donde nacen mis inspiraciones, pensamientos, donde crecen mis sentimientos. Donde me da asco estar, pero también alegría. 
A decir verdad, debo confesar que voy a echaros de menos a todos, clase. A todos vosotros, sin excepción, todos habéis formado parte de mi estos nueve meses, que se dice pronto. Gracias a vosotros he aprendido incluso más que en los libros de texto, para bien todo. Para mal no se aprende nada. 
Puede que yo no haya sido, soy, ni seré una persona perfecta, pues nadie lo es, pero sí una persona, y las personas tienen sentimientos. Cada palabra vuestra me ha enseñado más que un tema entero de lengua, más que una unidad didáctica de Ciencias Sociales. Cada palabra vuestra se ha colado dentro de mi, como puñal o como una suave pluma, no lo sé, pero como persona que soy, de una forma u otra, vuestras palabras me han afectado y han creado impacto en mi.
No quiero que me pidáis perdón ni mucho menos, sino quiero una razón, un 'te hago la vida imposible por...', pero me temo que esto nunca ocurrirá. Será imposible, puesto que vuestro orgullo lo puede todo.
Ahora tengo una pregunta retórica para mi misma: ¿Por qué sólo piensas en lo malo, Leti? Porque predomina.
Bueno, también he conocido a personas maravillosas, geniales. Ellas, a las cual no conocía y ahora han pasado a ser las protagonistas principales de esta historia, mi vida. ¡Que os echaré de menos, si nos cambian de clase, viditas!
Gracias a todos por enésima vez, (sí, he dicho 'a todos') porque a veces hay que caer para poder levantarse, insistir y aprender. Hasta siempre, clase.

4 comentarios:

  1. Me gusta muchoooo *_______________*
    ¿Ves cómo escribes bien, mema más que mema? :D

    ResponderEliminar
  2. ¡GRAAAAAAACIAS!:)
    Bueeeeeno, si tú lo dices...

    ResponderEliminar
  3. Bueno las clases siempre tienen de todo y muchas veces no es que lo malo predomine sino que es de lo que más nos acordamos. ^^

    ResponderEliminar